El monóxido de carbono es un gas tóxico que puede causar daños graves, incluso la muerte, especialmente en épocas frías, por el mayor uso de estufas y otras fuentes de calefacción en ambiente que no están debidamente ventilados.

A la intoxicación con monóxido de carbono se la suele conocer como “enfermedad simuladora”, ya que puede confundirse con otras afecciones (gastroenteritis, gripe, infarto de miocardio, accidente cerebrovascular, síndrome meníngeo etc.), por tener signos y síntomas comunes (dolor de cabeza, somnolencia, mareos, debilidad, náuseas, vómitos, pérdida del conocimiento -desmayos hasta coma- convulsiones, dolor de pecho, palpitaciones, irritabilidad y rechazo del alimento en niños pequeños).

Sin embargo esta intoxicación de fácil diagnóstico cuando se la sospecha.

 

 Todas las intoxicaciones con monóxido de carbono son PREVENIBLES

 

Ante la llegada del invierno, es importante tomar precauciones para evitar las intoxicaciones por inhalación de monóxido de carbono. Desde Clinica Privada Beccar, brindams algunas recomendaciones para tener en cuenta al momento de cocinar, bañarse o calefaccionar el hogar.

El monóxido de carbono es un gas tóxico que ingresa al cuerpo a través de las vías respiratorias y puede provocar intoxicaciones de distinta gravedad. Es altamente peligroso porque no es detectable a través de los sentidos. Carece de olor, sabor y color; tampoco irrita los ojos ni la nariz. Como se produce cuando la combustión es deficiente, es fundamental asegurarse que el funcionamiento de los artefactos sea correcto. Para ello, tener en cuenta:

 Algunos consejos para prevenir accidentes

Instalar y hacer revisar periódicamente los artefactos por un gasista matriculado.

Verificar que la llama de los artefactos sea azul. Si su tonalidad es anaranjada, los artefactos funcionan en forma defectuosa.

Asegurarse la ventilación permanente de los ambientes (a través de rejillas compensadoras reglamentarias).

Es indispensable que las salidas de gases al exterior estén libres de obstrucciones y colocadas en forma reglamentaria. La mayoría de los accidentes fatales se deben a artefactos con conductos defectuosos o mal instalados.

  • No coloque artefactos a gas en baños
  • En dormitorios, sólo estufas que sean de tiro balanceado).
  • No utilizar hornallas y hornos de la cocina para calefaccionar el ambiente.
  • Asegurarse que la llave de paso de la cocina se encuentre a un lado del artefacto y al alcance de la mano, a fin de poder cerrar la salida de gas de manera ágil.

Existen en el mercado Detectores de Monóxido de Carbono y de Gas Natural que es apto para ambientes con artefactos de cocina, calentamiento de agua y calefacción, que queman combustibles tales como gas natural, madera, carbón vegetal, carbón mineral, coque, nafta y otros hidrocarburos. Hay detectores equipados con un sensor ultrasensible que acciona una alarma en caso de presencia de estos gases, por lo que resulta de gran utilidad para el uso doméstico.

Qué hacer frente a un caso de intoxicación

Ante síntomas de intoxicación por monóxido de carbono,

  • retirar a los afectados del ambiente contaminado
  • Hacerle respirar aire fresco
  • Llevarlos al Hospital o al Centro asistencial más próximo, aunque hayan recuperado el conocimiento o se sientan bien
  • Si es posible, procurar abrir puertas y ventanas así como apagar la fuente emisora de monóxido de carbono.